Instituto de Mercadeo Agropecuario

IMA

Historia

Evolución Histórica Institucional

El desarrollo histórico de los pueblos está muy relacionado con su estructura, es decir las particularidades que le dan fisonomía propia a una unidad económica determinada.

Durante ese período  la economía panameña se debatía  en la parálisis transitista, la cual engendra  un fuerte sector de mayor desarrollo  relativo, que es el sector metropolitano, y un sector retrasado que es el resto del país.

La actividad comercial ocupaba un lugar importante en la economía y el desarrollo industrial era muy incipiente, el resto del país no disponían de medios de producción. La desarticulación  de la economía era tal, que sin la participación del sector público las posibilidades de desarrollo económico, político y social eran nulas.

Es a partir de 1950 que el Gobierno Nacional comienza a interesarse por fomentar la industria en Panamá, como un instrumento para acelerar el desarrollo económico del país.

Para 1970, ya el Estado panameño es consciente de que, para promover el crecimiento económico, el estado tiene que asumir tareas  que por su carácter básico no pueden ser suministradas por el sector privado.

El desarrollo se convierte en un objetivo de gobierno, el cual exige la participación dinámica y orientadora del sector público. Este cambio implica muchas instituciones  de servicio, a ser productivas desde el punto de vista social. En el sector agrícola, – el más atrasado – , este cambio en las instituciones genera un rápido aumento de la producción que implica una mayor importancia de las actividades de la comercialización, debido a que la agricultura va adquiriendo un carácter más comercial y las explotaciones de subsistencia tienden a perder importancia.

Después de dar los primeros pasos en comercialización estatal  a través de organizaciones  creadas con otros fines, mediante la Ley 3 de 1953 se funda el Instituto de Fomento Económico (IFE), Que le correspondía  promover el desarrollo de la agricultura poniendo énfasis en los productos  que contribuían  a una mejor alimentación a la población, así como abastecer las materias primas para la industria, además de desarrollar la política de crédito agrícola.

En 1970, en un esfuerzo por expandir y mejorar los programas de comercialización oficiales, se encargó a la Dirección General de Mercadeo Agropecuario del Ministerio de Agricultura y Ganadería establecer un poder de compra de los productos perecederos.

El gobierno revolucionario, en interés de promover el desarrollo agrícola del país  reorganizó el sector agropecuario a través de la Ley 12 del 25 de enero  de 1973, creando el Ministerio de Desarrollo Agropecuario  como organismo rector de la política en dicho sector.

Esta integración posibilitó la centralización del programa de estabilización de precios de granos (que manejaba el IFE), y del programa de productos perecederos (conducido  por el Ministerio de Agricultura y Ganadería), en un solo ente gubernamental: la Dirección Nacional  de Mercadeo Agropecuario del MIDA.

A partir de 1973, el aparato institucional  público que compone el sistema de comercialización agropecuaria está formado  por la Comisión Nacional de Abastos (CONABASTOS, la Oficina de Regulación de Precios (ORP), y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, a través de su Dirección Nacional de Mercadeo.

A mediados de 1975, se concíbela idea de darle mayor autonomía al programa, realidad que queda plasmada en la Ley Nº. 70 del 15 de diciembre de 1975 por medio del cual se crea el Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA). Y posteriormente modificada por la Ley  Nº. 54 del 22 de noviembre de 2002.